sábado, 21 de septiembre de 2013

Reflexología


¿Qué es?
Medicina Alternativa. Tipos de masajes terapéuticos. Reflexología podal
La reflexología (traducción directa del inglés reflexology) o reflexoterapia es un tratamiento manual terapéutico que consiste en la presión o masaje de distintos puntos del cuerpo, normalmente de los pies aunque también de las manos, el cráneo, las orejas… Dado que la reflexoterapia de los pies o podal es la más común de todas la tomaremos como punto de partida de nuestra explicación.
Los orígenes de esta técnica manual curativa son difíciles de fechar y localizar, como lo son la mayoría de técnicas ancestrales, puesto que es muy posible que distintas culturas desarrollaran formas parecidas de tratar las enfermedades y patologías: Egipto,  indios de Norteamérica… Sin embargo, probablemente la moderna reflexoterapia provenga de Oriente, y más concretamente de la China, situándose de forma imprecisa su origen más de 5.000 años atrás.
El funcionamiento de dicha técnica se basa en el hecho de que las distintas partes del cuerpo están reflejadas en las plantas de los pies y que, por lo tanto, masajeando dichas partes se masajean de forma indirecta o refleja (de ahí el nombre de la terapia) pero efectiva los órganos, músculos u otras partes del cuerpo que necesiten tratamiento, estimulando los mecanismos autocurativos del propio organismo. Por supuesto, además de este efecto reflejo hay un efecto local, en los pies, muy importante y útil para tratar y prevenir muchos problemas de los pies
Para su realización no se requiere de ninguna sustancia o herramienta más que las propias manos, si bien acostumbra a utilizarse algo de aceite para poder masajear con más facilidad y fluidez.
La reflexoterapia forma parte del conjunto de medicinas alternativas y/o complementarias que no sólo trabaja o considera la parte física de nuestro organismo, puesto que se basa en una concepción holística del ser humano, y por lo tanto también valora las emociones y pensamientos de los pacientes, y la importancia de estos factores tanto en el origen de la enfermedad o patología como en el proceso curativo.
Al hablar de la parte terapéutica del masaje debe quedar muy claro desde el principio que la reflexoterapia no sustituye al médico, sino que lo acompaña; nunca debemos retrasar o posponer una visita médica por el hecho de estar realizando terapia podal.
El conjunto de patologías y enfermedades que puede tratar la reflexología es muy amplio, si bien es cierto que los estudios científicos realizados hasta ahora no son concluyentes en cuanto a la efectividad de la reflexología. Habría, sin embargo, dos casos en que dicha terapia sí se mostraría claramente efectiva: al tratar problemas sistema urinario y como método anestésico, es decir, paliativo del dolor. Esta segunda parte es muy importante, puesto que el dolor es uno de los males crecientes en nuestra sociedad (fibromialgia, fatiga crónica, enfermedades crónicas…)
Cuando la ciencia cuestiona la reflexología no podemos olvidar que esta es un método de curación basado en la tradición, mientras que la ciencia al hacer sus estudios utiliza otros parámetros de valoración. La comparación es más difícil aún si tenemos en cuenta que la reflexología se basa en un concepto tan oriental como la energía y su manipulación, algo inexistente en el sistema científico occidental.
Es por motivos como este que, desgraciadamente en nuestro país la reflexoterapia podal, como muchas otras terapias, aún no está suficientemente regulada y todos los centros que ofrecen formación lo hacen por su cuenta, sin el apoyo ni oficial ni económico de las diferentes administraciones. Hay otros países que ya cuentan con cierta regulación, como Gran Bretaña, y en nuestro país ya se ha intentado, aunque infructuosamente, con lo que podemos ser optimistas de cara al futuro.
Es importante recalcar que la reflexoterapia ofrece una parte terapéutica, fundamental, pero además ofrece una parte sensitiva muy agradable, que es la propia de este y cualquier otro tipo de masaje. Por lo tanto, no sólo es indicado en caso de requerir terapia sino también puede ser un placer que nos regalemos o, con más suerte, que nos regalen.Por eso te regalo este pdf para saber los puntos y como dar masajes
                                           MANUAL DE REFLEXOTERAPIA 
                                                                             
                                       MIRA EL VIDEO EXPLICATIVO EN VERTODO.TK        

lunes, 16 de septiembre de 2013

"Eres mas falso que un duro sevillano", la historia de las 5 pesetas de plata

5 pesetas de plata “el duro sevillano”.
En España como en otros países, siempre ha existido como ya hemos dicho "la picaresca" y los "desaprensivos", y en aquellos tiempos a partir de 1880 fue muy comentada la acuñación de unos duros falsos que originariamente se empezaron a acuñar en Sevilla y en otras partes del mundo, como por ejemplo en Méjico, pero que fueron denominados por la gente llana, es decir el pueblo por "duros sevillanos", extendiéndose una frase muy popular que aun se dice en nuestros días: "Eres más falso que un duro sevillano".
La excusa que dieron los falsificadores en cuestión fue que el gobierno español, ponía menos plata de la que prometía su verdadero valor, enriqueciéndose a espaldas del pueblo por lo tanto. Así que ellos decidieron hacer lo mismo poniendo aun menos plata y ganando mas.
En aquellos tiempos las estafas fueron frecuentes y circularon muchos de estos duros sevillanos. Tal fue de grande este problema que la Casa de la Moneda llegó a publicar un libro de instrucciones de 750 páginas, en las cuales se descubrían todas las artimañas de los falsificadores y se enseñaba al publico a identificar las habilidosas falsificaciones.
En 1905, los obreros no aceptaban el jornal en duros y pedían a cambio monedas de peseta; para otro tipo de pagos se exigían billetes que, a fin de cuentas, estaban respaldados con oro contante y sonante. Las compañías de ferrocarril, entonces aún en manos privadas, no los admitían en sus taquillas, y hacer la compra con ellos en un mercado se había convertido en una tarea imposible. El Estado, que era el responsable último de todo aquel desaguisado monetario, tomó cartas en el asunto.

En 1908 el ministro de Hacienda ordenó un gigantesco rescate de duros falsos. Todo el que tuviese duros podía canjearlos por otros supuestamente buenos. Se armó la “marimonera”: colas, enfados, canjes mal hechos en los que se entregaba un duro malo a cambio de uno malo, y un dineral tirado a la basura... Todo por la manía que tienen los políticos de gastar más de lo que ingresan.
                                                     


El escándalo de los duros sevillanos, cuyo nombre ha pervivido hasta nuestros fiduciarios días como sinónimo de falsedad, consolidó el papel moneda en España. A partir de 1910 los fajos de billetes del Banco de España sustituyeron a la bolsa de monedas de oro como símbolo del dinero. El papel era un valor seguro, certificaba que el portador poseía una cantidad de oro que el banco tenía a bien guardar en una caja fuerte.
No como ahora.


lunes, 2 de septiembre de 2013

Cirugía sin sangre


Cada vez más se prefiere no acudir a las transfusiones de sangre

eritropoyetina
Cada día hay una mayor demanda social de procedimientos medico quirúrgicos que minimicen la utilización de sangre y hemoderivados, algunos de ellos por problemas religiosos, como es el caso de los Testigos de Jehová, pero cada vez mas la demanda aumenta con la finalidad de disminuir los riesgos asociados a su utilización. El descubrimiento de enfermedades como el SIDA o algunas formas de hepatitis, han creado alarma en la sociedad que esta optando por esta forma de cirugía.
Aunque se dediquen muchos recursos para que los Bancos de sangre sean cada día mas seguros, la mayoría de médicos y pacientes procuran evitar al máximo su utilización por la posible aparición de reacciones inmunológicas, contagio de hepatitis o posibles enfermedades aun no conocidas.
Técnicas preoperatorias como la eritropoyetina o la administración de hierro están concebidas para estimular la propia eritropoyesis del paciente favoreciendo su recuperación postoperatoria.
Durante la cirugía, el control del sangrado mediante el uso del láser o bisturís ultrasónicos, sistemas de sellado de vasos (Ligasure) o la utilización de técnicas mínimamente invasivas disminuyen el sangrado y por tanto el riesgo de transfusión.
Es importante minimizar el número y la cantidad de extracciones de sangre para pruebas, por ejemplo mediante el uso de tubos pediátricos de sangre para pacientes adultos.
Otros métodos incluyen el uso del sustitutos de la sangre, que no portan oxígeno pero expanden el volumen para la prevención del shock.
Hay sustitutos sanguíneos portadores de oxígeno, que están aun en fase de desarrollo.
La utilización del Cell Saver o Recuperador Sanguineo es útil pero no puede utilizarse en todo tipo de intervenciones, siendo útil en aquellas consideradas limpias o sin riesgo de sepsis.
Ver videos explicativos en  vertodo.tk