domingo, 7 de agosto de 2011

El agua de mar es milagrosa cura todo

amigos una verdad que quiere ser ocultada por muchos por no ser negocio para ellos las farmacias mueven millones y aceptar que la simple agua de mar cura muchas enfermedades no les conviene.
CONOCE Y DISFRUTA LOS BENEFICIOS DEL AGUA DEL MAR Estrés, ansiedad, malhumor, depresiones, presión... éste es el precio que hoy en día pagamos por vivir en una sociedad tan cambiante como agitada. En ocasiones, nuestro estilo vida no es el más óptimo, y eso pasa factura a nuestro organismo. Por ello, en épocas de vacaciones como el verano buscamos "desconectar" de esa vorágine y "cargar pilas". 
En verano la playa es uno de los destinos de descanso favorito. Sin embargo, la mayoría de las personas desconocemos que el mar es también una increíble fuente de salud. Los beneficios que reportan los baños y el clima marino han dado lugar a lo que se conoce como Talasoterapia, una terapia con muchos años de constatación que ya era aplicada en su época por griegos y romanos. 
UNA TERAPIA DE ORIGEN MILENARIO 
El mar es el origen de la vida, y desde tiempos remotos se conocen los efectos beneficiosos que tienen los baños de agua del mar sobre las personas. Existen referencias del poder del clima en papiros egipcios, e incluso Homero se refería a este elemento como la forma en que Ulíses recuperaba sus fuerzas. 
 A lo largo de la Edad Media el agua de mar se siguió utilizando en diversos tratamientos basándose siempre en la creencia, cada vez más extendida y estudiada, de las propiedades curativas del medio marino. 
Sin embargo, fue en el siglo XVIII cuando este tipo de terapia tuvo su mayor auge al ponerse de moda en Inglaterra los baños termales con agua del mar, práctica que rápidamente se extendió por el resto de Europa y que dio lugar a la creación, primero, de verdaderas ciudades termales y, más tarde, de los pioneros centros de talasoterapia en los que además del agua de mar cobra también importancia todo el conjunto de elementos que componen el clima marino. En la actualidad existen centros especializados en este tipo de terapia en la mayoría de las zonas costeras.
EL AGUA DEL MAR COMO MEDICINA 
El agua del mar contiene oligoelementos (yodo, sodio, potasio, zinc, etc.), que no se encuentran en el agua dulce, y que tienen efectos curativos para tratar determinadas enfermedades. Y es que cuando nuestro cuerpo entra en contacto con el agua salada, en la superficie cutánea se produce lo que se conoce como osmosis, que consiste en un intercambio por el cual nuestro cuerpo "absorbe" estos elementos del mar produciéndose una renovación de los mismos en nuestro organismo. 
El aire marino está saturado de minúsculas gotas de agua de mar y es rico en ozono, yodo e iones negativos, lo que hace que tenga propiedades antibióticas, calmantes del sistema nervioso y que además estimule la acción de las defensas del organismo. 
 El aire marino está saturado de minúsculas gotas de agua de mar y es rico en ozono, yodo e iones negativos, lo que hace que tenga propiedades antibióticas, calmantes del sistema nervioso y que además estimule la acción de las defensas del organismo.
En general en la costa los vientos siempre están presentes, ya sea en forma de suave brisa, viento moderado o fuerte, y todo este aire "golpea" sobre nuestra piel como si de un masaje se tratara, a la vez que deposita sobre ella sales marinas, muy beneficiosas ya que dotan de mayor vitalidad y flexibilidad a nuestra dañada piel. 
También el descenso de la tensión arterial es notable cuando se está en la orilla del mar, ya que los ambientes húmedos tienen ese efecto sedante, el cual produce en nuestro cuerpo una relajación importante, que será mucho mejor si la temperatura ambiental se encuentra entre 20 y 30 grados.
BENEFICIOS PARA TODOS 
En la propia playa el agua de mar permite obtener importantes beneficios físicos y psíquicos. Es un proceso beneficioso para cualquier persona, ya que además de contribuir en la disminución de dolores, produce una importante mejoría en numerosas patologías, reduciendo el consumo de medicamentos y el tiempo de convalecencia de algunas enfermedades. 

 Son muchas las afecciones que pueden mejorar con los baños de mar: desde respiratorias, musculares y dermatológicas, hasta cardíacas, infecciosas, metabólicas y reumáticas, entre otras. Los niños y los ancianos son quienes más suelen notar sus efectos, aunque también las personas que padecen estrés mejoran prontamente.

También es eficaz para tratar los problemas de obesidad y de estrés, a la vez que patologías como el insomnio, la osteoporosis, la artritis, el reumatismo, el asma o la faringitis. Además, favorece la circulación de la sangre, revitaliza los tejidos, tiene un efecto desinflamatorio, y equilibra y retrasa el envejecimiento de la piel. 
Con el movimiento de las olas el mar ejerce sobre el cuerpo una acción tonificante, definitivamente un hidromasaje natural.
SAL MARINA 
Un baño de sal marina resulta muy relajante y tonificante, si lo tomas antes de acostarte, te predispondrá para el sueño. Mira el video explicativo en http://vertodo.tk
1.- Llena la bañera en sus ¾ partes con agua muy caliente y disuelve en ella 1 o 2 kg. de sal marina.

2.- Ve añadiendo agua fría hasta llegar a una temperatura de 36 – 39 grados.

3.- Toma el baño unos 20 minutos y luego duchate.