sábado, 22 de septiembre de 2012

Viendo las radiografías, parece imposible ....pero asi es !


Descubiertos a finales del siglo XIX, los rayos X supusieron un gran avance en el mundo de la medicina, permitiendo a los doctores ver partes de nuestro cuerpo que hasta entonces habían estado fuera del alcance de sus ojos.






Tras pasarse toda su vida observando todo tipo de radiografías, la mayoría de los médicos aseguran que ya están curados de espanto. Sin embargo, para quienes no estamos tan acostumbrados, en la red, podemos encontrar una singular recopilación de algunas de las imágenes más extrañas y espeluznantes captadas por un aparato de rayos X.
El catálogo recoge desde las lesiones que sufrió una persona a quien dispararon en la cabeza repetidamente con un martillo de clavos, hasta una cuchilla de afeitar alojada en el estómago de un paciente, pasando por una mujer a la que se le clavó un imperdible en el cuello, después de que se lo tragara.
















La presencia de cubiertos es relativamente frecuente en estas fotografías. Así, además de observar los daños sufridos por una persona que pisó un tenedor, podemos ver varios cubiertos alojados en el estómago de otro paciente. Aunque quizá las imágenes más crudas sean las de tres cuchillos y un arpón clavados en las cabezas de otros tantos niños y adolescentes.
Finalmente, esta recopilación de radiografías inusuales nos muestra imágenes tan chocantes como las de un teléfono móvil alojado en el intestino de un hombre o una botella de refresco que quedó atascada después de que una persona de 60 años se la introdujera por el ano.
A pesar de lo aparatoso de algunas de estas lesiones, todos los pacientes sobrevivieron a sus heridas.